Niger

Níger es una de las naciones más pobres y menos desarrolladas del mundo. La mayoría de los 16,6 millones de habitantes del país viven en comunidades rurales, donde solo uno de cada diez hogares tiene electricidad.

Tres cuartas partes de la población cultivan para sobrevivir, pero la proximidad de Níger al desierto del Sahara hace que la agricultura sea un desafío. La sequía frecuente en un clima ya seco deja a muchas familias luchando por cultivar el alimento suficiente. Como resultado, el 75% de las personas viven en la pobreza y el hambre está muy extendida.

En estas circunstancias difíciles, muchos niños faltan a la escuela para ir a trabajar, mendigar o robar comida. Si los atrapan robando, estos niños corren el riesgo de ser enviados a una de las prisiones superpobladas del país, donde a menudo se enfrentan a una larga detención antes de ser juzgados.

Nuestro trabajo

Trabajamos con nuestro socio de confianza la organización Grandir Dignement, damos comidas a niños/chicos extremadamente vulnerables que se encuentran en centros de detención preventiva. Pocos han sido condenados por un delito y la mayoría aún están en espera de juicio por delitos menores, como el robo de alimentos.

La mayoría de los niños, que tienen entre 13 y 18 años, abandonaron la escuela como resultado de la pobreza y del hambre o por no haber pisado nunca el aula.

La porción diaria de arroz con una salsa de verduras y carne o pescado seco les ayuda a mantenerse sanos y a aprovechar al máximo la educación y la formación profesional, que reciben tras las rejas.

Leer más sobre nuestro trabajo en Madagascar  |  Volver a Donde trabajamos