Zimbabue “Un camino de ocho millas”

Un camino de ocho millas

Para descansar del camino de ocho millas de ida y vuelta a clase, tres alumnos de primaria solían esconderse a la sombra de un guayabo, cansados y hambrientos. Algunos días ni siquiera llegaban a la escuela. Afortunadamente, la llegada de Mary's Meals lo cambió todo.

Hay un frondoso guayabo a menos de 30 km de Harare, la capital de Zimbabue -de hecho, hay cientos-, pero hay uno que tiene especial importancia para estos tres alumnos de la escuela primaria de Pote, en Goromonzi.

Es aquí, bajo la fresca sombra de sus generosas y extensas ramas, donde los amigos Masciline, Ressy y Calisto solían refugiarse cada mañana y cada tarde en el camino de ida y vuelta a la escuela. Se tumbaban a descansar, a la sombra, y a menudo se quedaban dormidos porque tenían hambre. A veces ni siquiera llegaban a la escuela porque les faltaba el aliento necesario para llegar. Mientras dormían, soñaban con un cambio que les permitiera disfrutar de su educación y tener más energía para vivir una vida más plena.

Ese cambio llegó en forma de un simple tazón de gachas calientes, servido en su escuela cada día, que les daba a ellos y a sus compañeros la energía para aprender y la fuerza para hacer la ardua caminata por ese camino de ocho millas entre la escuela y su casa sin necesidad de descansar.

Un niño de Zambia disfrutando de Mary's Meals en su lugar de aprendizaje.

La profesora de la escuela primaria de Pote, Majada Emmanuel, nos contó que el absentismo es un problema persistente cuando los niños no tienen suficiente comida. Los que llegan a la escuela suelen llegar tarde, hambrientos y demasiado débiles para aprender.

Majada dice: "Como profesor de clase, tienes energía para enseñar, pero cuando los alumnos están frágiles, hambrientos y somnolientos en clase es muy descorazonador. En algunos casos, los niños no se acercan a la escuela porque se ausentan irremediablemente de la clase por hambre".

La introducción de Mary's Meals, en colaboración con la agencia local Mavambo Orphan Care, ha traído una esperanza renovada a los jóvenes de Goromonzi.

Los estudiantes recuerdan sus días agotados por el hambre en sus largos viajes. Masciline dice: "Recuerdo que cuando volvíamos a casa, nos sentábamos bajo el enorme árbol de guayaba y recogíamos frutas cuando estaban en temporada. Nos quedábamos dormidos bajo el árbol porque estábamos agotados. Pronto, esto se convirtió en costumbre y no podíamos pasar por esa zona sin sentarnos o dormir. Era nuestro punto de descanso".

Un niño de Zambia escribiendo en la pizarra en clase.

Los compañeros ya no tienen retrasos durante su camino de ida y vuelta a la escuela. Ressy dice: "No tengo motivos para ausentarme de la escuela. Ahora puedo ir a la escuela feliz sabiendo que recibiré una comida caliente que mantiene mis energías hasta que vuelvo a casa".

En última instancia, los retrasos en la creación de infraestructuras para las escuelas más cercanas a sus hogares hacen que los niños de las zonas rurales sigan teniendo que empezar su jornada escolar a las 4 de la mañana, recorriendo muchos kilómetros bajo un calor abrasador antes de poder empezar las clases.

Los niños que estudian en las escuelas rurales de Zimbabue se enfrentan a una serie de problemas que pueden dificultar el éxito de su educación, desde factores socioeconómicos y geográficos hasta problemas personales de salud y bienestar. Estos problemas (y la pobreza está en el centro de ellos) se han visto agravados por los cambios climáticos globales.

El programa de alimentación escolar Mary's Meals comenzó en la escuela de Masciline, Ressy y Calisto en noviembre de 2021. Desde entonces, los amigos no han perdido un solo día de aprendizaje y ni una sola vez han tenido que parar para dormir bajo un manto de fruta.

Cuando los niños reciben el sustento que necesitan, pueden empezar a aprender con la mente despierta y mejorar su futuro. Los alimentos están cambiando la historia, no sólo en Goromonzi, sino en distritos y pueblos de 20 países de todo el mundo.

Back to all stories | Posted on 20 September 22