Un extraordinario regalo de vida

Thomas trabaja en Sudán del Sur para el socio de Mary’s Meals, la Diócesis de Rumbek. Explica cómo consiguió el coraje y la fuerza a partir de su visita a una escuela que recibía Mary’s Meals.   

Back to all stories | Posted on 6 February 19 in Blog

¡Ésta es una foto mía en mi primera visita de campo a una escuela que recibía Mary’s Meals!

¡Fue tan bonito ver el grado de cooperación y compromiso de las cocineras sirviendo a los niños con la sonrisa en los labios, y a los profesores y comunidad trabajando juntos! Todos buscan un objetivo: ayudar a todos los niños para que al menos coman una comida al día.

Su trabajo me ha dado coraje y también fuerza.

Comer juntos y compartir la comida cambiará las vidas de estos niños; crecerán como amigos y colegas. Un día se ayudarán unos a otros y se verán a sí mismos como uno solo para desarrollar Sudán del Sur.

Ahora los niños aprenden y crecen. Antes de que viniera Mary’s Meals, veía a muchos niños desnutridos y débiles físicamente acudiendo a la escuela, donde no podían aprender. Los colegios estaban sileciosos, no había actividades. Ahora puedes oír cómo cantan, bailan y hacen deporte. Mary’s Meals ha cambiado muchos de nuestros colegios y comunidades.

Estamos muy agradecidos por este maravilloso regalo de vida.