Yemen “El sueño de una madre hecho realidad”

El sueño de una madre hecho realidad

Servir una comida diaria en un lugar de aprendizaje no sólo responde a la necesidad inmediata de los niños hambrientos: estas comidas pueden cambiar la vida de familias enteras.

La labor de Mary's Meals va más allá de atender la necesidad directa del niño hambriento. El efecto dominó de una comida diaria en un lugar de aprendizaje para niños hambrientos se extiende a lo largo y ancho, sobre todo entre los padres cuya lucha por mantener a sus familias es, a veces, agobiante.

En una pequeña habitación del distrito de Al Mansoora, en Adén (Yemen) -una zona en la que se han instalado muchos refugiados y grupos marginales- vive Amani Yasser con su marido y sus tres hijos, Aiham, Tawfik y Dunia. La familia se vio obligada a desplazarse a la zona en 2018 cuando estallaron los combates en su ciudad natal. El efecto del traslado de la familia lo sintió sobre todo el marido de Amani, que se puso tan enfermo y no pudo trabajar. Tras años de desempleo, la familia lucha por tener más de una comida al día y depende del apoyo de sus vecinos, que comparten con ellos sus provisiones de alimentos.

Amani Yasser, de Yemen, con sus tres hijos, que ahora reciben Mary's Meals todos los días de clase.

Mary's Meals comenzó a servir comidas en Yemen el año pasado y actualmente llega a niños con hambre crónica como Aiham, Tawfik y Dunia en cuatro escuelas situadas en el distrito de Al Mansoora. Unos años antes de que comenzara el programa de alimentación en su escuela, los chicos de Amani dejaron de asistir a clase debido a su situación -tenían hambre y carecían de material escolar y ropa adecuados-, pero ahora están recuperando el tiempo perdido.

Amani dice: "No podíamos permitirnos la medicación para mi marido. Mis hijos me decían que no querían ir a la escuela porque no habían desayunado, y yo no podía ayudarles dándoles comida para que comieran en la escuela".

"Sólo conseguimos algo de comida de nuestros vecinos. Normalmente recibimos una comida para todo el día".

Ahora que sus hijos van a la escuela y reciben una comida nutritiva todos los días, Amani dice que sufre menos, ya que se ha aliviado la carga de no poder alimentar a sus hijos antes de ir a la escuela.

Dice: "Lo que me hizo sentir tan triste es que mis hijos solían ir a la escuela sin desayunar ni comer nada, pero el programa de comidas escolares de Mary's Meals fue de gran apoyo y ayuda para nosotros y los demás. Fue como un sueño para nosotros".

"Tener el desayuno escolar para mis hijos reduce nuestro sufrimiento. Estoy feliz de que mis hijos no pasen hambre en la escuela".

En este momento, sabemos que los alimentos están ayudando a cambiar la historia de millones de niños a los que llegamos cada día de escuela. Sin embargo, necesitamos tu apoyo. Ayúdanos a llegar a más niños. 

Back to all stories | Posted on 3 October 22