Los niños y niñas de la India son tan variados como el paisaje de su mismo país. Conoce a estos cinco que luchan con gran esfuerzo para cambiar su futuro.

Back to all stories | Posted on 23 August 19

En la India, donde la pobreza y el hambre están presentes por todas partes, las comidas diarias en el colegio cambian las vidas de los niños más pobres y les ayudan a encontrar la esperanza asistiendo a clase.

Roshani vive en una aldea en el distrito de Pakur donde no hay electricidad ni agua corriente. Su madre está enferma y no puede trabajar, por lo que el dinero en su casa escasea, pero las comidas diarias que reciben en el colegio tanto Roshani como su hermana las mantienen felices, saludables y con buenos resultados en sus estudios.

Esta niña nos dijo: "¡Mary’s Meals me llena el estómago y eso me gusta!" 

Banwari es de una tribu cercana a la selva que les rodea. Muchos de sus amigos no van al colegio porque tienen que ayudar en sus casas a cultivar los alimentos y a criar animales, pero a Banwari le encanta ir al colegio.

 

Banwari nos comentó: "¡Me gusta el colegio porque me encanta la comida que me dan allí! Hacen unas verduras al curry muy ricas, siempre frescas. Mi estómago está satisfecho y tengo más energía para estudiar después de haber comido."

Champa vive en un vertedero de basura en los suburbios de Sangam Vihar. Su padre es trapero, y busca entre la basura trapos, metal o cartón para venderlo. En esta zona tan pobre y con unas tradiciones tan arraigadas no es corriente que las niñas reciban educación. Champa y su hermana pequeña son de las pocas afortunadas que tienen la oportunidad de ir al colegio.

Ella nos dijo: "algunos niños cogen basura, pero mi padre tiene sueños más altos para nosotras. Venimos a aprender porque esperamos llegar a ser algo. Me gusta la comida de Mary´s Meals. Está hecha con mucho amor."

Ankit camina 7 km por la selva de Jarkhand para llegar al colegio. Antes, solía tener tanto hambre que no podía concentrarse y suspendía todos los exámenes. ¡Ahora que toma la comida diaria de  Mary´s Meals es uno de los mejores alumnos de su clase!

Anima vive en una aldea de montaña llamada Karanapani, donde los tigres, osos y linces se pasean libremente. Su padre se ha mudado a Kerala en busca de trabajo. Les envía dinero todos los meses pero solo puede visitar a su familia una vez al año. Anima hace varios trayectos al río cada mañana para coger agua, antes de ir al colegio atravesando el valle.

Esta niña nos dijo:  “Cuando más contenta estoy es cuando voy al colegio. Casi la mitad de los niños en mi aldea no tienen la oportunidad de recibir educación. Cuando suena la campana para comer, salgo corriendo hacia la cocina. Después de comer me encuentro relajada y sin estrés."

Gracias por darles a estos niños que viven en unas circunstancias tan difíciles la oportunidad de recibir una educación que les abrirá la puerta para escapar de la pobreza.