Cada día, Mariam reparte esperanza a cientos de niños hambrientos en la India, en el colegio.

Back to all stories | Posted on 13 February 19

“¡Creo que están contentos con la comida que hago!” se ríe Mariam. “La mayoría quieren repetir.”

Madre de seis hijos y viuda, ayuda a preparar cacerolas enormes de arroz y verduras con curry para los niños de St. Michael’s Primary School.

“Cuando empecé a cocinar aquí, sólo había 90 niños, ahora son 249. ¡Es un incremento muy grande que demuestra que Mary’s Meals anima a los niños a venir al colegio a aprender porque saben que recibirán una comida rica.”

Como muchos cocineros alrededor del mundo, Mariam tiene a su hijo entre los que reciben la comida que cambia sus vidas.

En la India los que nacen en la pobreza tienen pocas oportunidades, así que nuestras comidas escolares ofrecen un futuro mejor a niños vulnerables.

“Yo no fui al colegio” explica Mariam. “Soy completamente analfabeta y no quiero que los niños de mi comunidad lo sean. Quiero que reciban una educación y que mi hijo Pradip termine la escuela con buenas notas.”

 

Para Pradip, la comida que su madre prepara le da la energía necesaria para aprender y jugar.

“Vengo al colegio hambriento, así que vengo con ganas de comer. Mi madre cocina para todos los niños aquí. Me gusta la comida que hace. Me siento bien y lleno.”

En la India, cocineros entregados como Mariam, ayudan a dar de comer a más de 22,000 niños hambrientos todos los días de colegio. Sin la ayuda de los voluntarios maravillosos que sirven Mary’s Meals con tanto amor en todo el mundo, este trabajo no sería posible.