Testigos de lo que está pasando en Etiopía

Una noticia desoladora de nuestro socio en Tigray

Una carta reciente de nuestro socio en Tigray, que describe horrores inimaginables, como el asesinato de niños y la violación como arma de guerra, ha llevado a nuestro fundador, Magnus MacFarlane-Barrow, a hacer un llamamiento al mundo para que hable en su nombre. Dijo:
"La relativa paz de los últimos meses ha sido un soplo de aire fresco y una respuesta a la oración, y estamos consternados y tristes por esta última carta que describe mayor horror y sufrimiento, ya que la violencia ha reaparecido".
"Desde noviembre de 2020, las noticias de nuestro socio en Tigray han sido historias desgarradoras de una brutalidad y un sufrimiento inconcebibles, junto con la seguridad de que nuestros colaboradores allí están haciendo todo lo posible, en circunstancias horrendas, para llevar ayuda a los más vulnerables.
"La reanudación de los combates está haciendo casi imposible que nuestro socio haga llegar la ayuda a los necesitados, pero no debemos cometer el error de pensar que no hay nada que hacer. Tenemos una voz, y debemos hablar por el pueblo de Etiopía ahora".
El conflicto en la región de Tigray comenzó en noviembre de 2020, cuando el gobierno etíope lanzó un ataque para derrocar al principal partido político de la región, el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), sumiendo al país en el caos. Se cree que hay miles de muertos y millones de evacuados.
Las hostilidades entre las dos fuerzas se reavivaron la semana pasada tras un alto el fuego de cuatro meses. Tras varios días de combates, se produjo un ataque aéreo en la capital tigrense, Mekelle. Se cree que hay dos niños muertos.
Mary's Meals lleva operando en Tigray desde 2017 en colaboración con una organización local de confianza (cuyo nombre no se menciona aquí por motivos de seguridad) y, antes de la guerra, alimentaba a 24.320 niños cada día de clase. Cuando estalló el conflicto, las escuelas cerraron y el acceso a algunas zonas resultó imposible. Trabajando con nuestro socio local, pudimos cambiar el propósito de nuestro programa para atender las necesidades inmediatas de miles de familias desplazadas que habían sido expulsadas de sus pueblos y aldeas rurales y que buscaban refugio en la capital, Mekelle, en campos de refugiados construidos a toda prisa.
La semana pasada, recibimos una carta desoladora de nuestro socio que describe la fatídica situación en la que se encuentra ahora la población de Tigray:
Desde el amanecer del 24 de agosto, malos presagios se ciernen sobre Tigray porque la guerra se ha vuelto a desatar.
Como sabes, ha habido innumerables informes de atroces violaciones de los derechos humanos tras la guerra que estalló desde el 3 de noviembre de 2020. En silencio, los meses han pasado trayendo cada día nuevos horrores, que han marcado para siempre la mente de los civiles inocentes que quedaron atrapados en la marea de un ataque tan lleno de odio.
No fue suficiente que algunas de las comunidades más vulnerables pasaran hambre durante meses, no fue suficiente que los niños nacidos y criados con tanto amor y esperanza fueran asesinados, abandonados sus cuerpos a la intemperie, y no fue suficiente que las familias vieran cómo la brillante vitalidad de sus hijas y esposas se apagaba y era sustituida por el puro terror al ser testigos de los horrores que soportaban, no bastaba con que tuvieran que ver cómo se desmoronaba la vida que tanto les costó construir, no bastaba con que tuvieran que renunciar a su dignidad y contemplar actos impensables y desgarradores sólo para sobrevivir, sino que además tenían que contemplar impotentes cómo uno de los suyos era brutalmente perseguido y quemado vivo con una multitud jaleando la locura.
Ahora, la guerra parece haberse encendido una vez más, y sin duda se está preparando para cobrarse la vida de muchas almas jóvenes que podrían haber contribuido a mejorar la humanidad.
Os ruego que recéis en nuestro nombre y os convirtáis en nuestras voces, ya que estamos a punto de ser silenciados una vez más. En nombre de los pobres, por favor, aboga por el fin de esta locura, tu apoyo es muy necesario en este momento. Esta es una situación sin retorno, y en este tiempo, mostraría cómo la humanidad podría prevalecer sobre la injusticia y la crueldad.
Si ocurre lo peor, y las comunicaciones se cortarán por completo, tened la seguridad de saber que estaremos en esta parte del mundo haciendo todo lo posible, con oraciones y esfuerzos para servir a nuestra comunidad explorando todas las opciones disponibles.
Todo esto refrenda la opinión de Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud, de que la situación en Tigray es "la peor catástrofe del mundo". En una rueda de prensa virtual en agosto, Tedros advirtió:
"La comunidad internacional puede estar caminando sonámbula hacia una guerra nuclear como resultado de la guerra de Rusia en Ucrania: es la madre de todos los problemas. Pero en términos de crisis humanitaria, puedo decir que la crisis humanitaria es mayor en Tigray. Lo único que nos preguntamos es: "¿Puede el mundo recuperar la cordura y defender la humanidad?".
Continuó Magnus MacFarlane-Barrow:
"Espero que no miremos hacia atrás los próximos años con un gran sentimiento de vergüenza y arrepentimiento al no haber defendido a nuestros hermanos y hermanas en su momento de necesidad. No podemos mirar hacia otro lado mientras esto continúe.
"No puedo ignorar las súplicas de nuestros colaboradores para que recemos por ellos, hablemos por ellos e intercedamos por ellos, y os pido que os unáis a mí. Si rezáis, hacedlo por Etiopía. Y, sobre todo, haz que Etiopía y la situación de Tigray sean un tema de conversación. Asegúrate de que la gente sepa lo que está pasando, porque no se puede permitir que continúe. Y dile a cualquiera que tenga capacidad de influencia, precisamente lo que nos dice nuestro compañero; debemos mostrar cómo la humanidad puede prevalecer sobre la injusticia y la crueldad".

Back to all stories | Posted on 7 September 22