Solomon, de Etiopía, espera que Mary’s Meals ayude a sus hijos a tener la educación que él no tuvo.

Back to all stories | Posted on 23 Feb 2018 in Blog

Sus tres hijos mayores van ahora a una escuela de secundaria. Sus dos menores van a la escuela de primaria Beliga Primary School, una de las tres escuelas de Tigray en donde se han empezado a servir las comidas de Mary’s Meals.  

Solomon, que está orgulloso de ser el presidente de la asociación de padres y profesores cree que la promesa de una comida al día alienta a que otros padres envíen a sus hijos a la escuela.

Cree que la educación es crucialmente importante y que ayudará a poner el cimiento de un camino hacia un futuro más brillante para sus hijos, para su extensa comunidad y para toda Etiopía.

“Nuestros hijos nos dirigen porque están educados” dice. “Si mi generación hubiera tenido una educación mejor, no hubiéramos tenido conflictos y mucha gente no hubiese perdido sus vidas”. 

El hijo menor de Solomon, Negasi, nos explica que disfruta yendo al colegio porque le gustan sus profesores y puede jugar a futbol con sus amigos cuando tienen patio.

En Etiopía, Mary’s Meals trabaja con las Hijas de la Caridad de Tigray y con la comunidad de voluntarios, muchos de ellos son padres que, como Solomon, están orgullosos de poder dar una comida nutritiva al día a sus hijos en el colegio Beliga Primary School.  

Mary’s Meals sirve a Negasi y a sus compañeros una comida cada día escolar. Les llena de energía, ayudándoles a concentrarse durante las clases, a mejorar en sus notas y a aprovechar al máximo su tiempo de juego.