Día Mundial de la Alimentación

Día Mundial de la Alimentación

Este Día Mundial de la Alimentación, celebramos que los alimentos cambian la historia de más de 2,2 millones de niños inscritos en nuestro programa de alimentación escolar.

Comidas de todo el mundo

Cada día de escuela, 2.279.941 niños vulnerables que viven en 20 países hacen el trayecto a clase -algunos recorren una distancia corta, otros caminan kilómetros- donde reciben una comida nutritiva servida por los voluntarios de Mary's Meals.  

La comida que reciben es de origen local siempre que es posible y se elabora con los ingredientes disponibles, de buena calidad y fáciles de almacenar. No todos los niños reciben la misma comida. En la India, los alumnos comen curry de verduras o dhal de lentejas con arroz. En el Líbano, el menú es un sándwich con diferentes frutas o verduras frescas. En Malawi, Zambia y Zimbabue, tazas humeantes de gachas enriquecidas con vitaminas mantienen a los alumnos con energía y concentrados durante las clases. Los sabores y gustos de nuestras comidas se eligen cuidadosamente en cada país para garantizar que los niños reconozcan y disfruten lo que comen. 

Un voluntario sirve a un niño las comidas de Mary's Meals. 

Las comunidades escolares en las que se sirven nuestras comidas están prosperando, y los beneficios se dejan sentir tanto en los niños como en los hogares. En Kenia, muchas de las escuelas no oficiales que habían cerrado antes de la puesta en marcha de nuestro programa de alimentación en 2005 han vuelto a abrir sus puertas y están dando de comer a los niños, se está contratando a cientos de nuevos profesores y cada vez hay más niños que acuden a la escuela en lugar de quedarse en casa para pastorear animales o prepararse para los matrimonios precoces. 

Niños en Kenia esperando a lavarse las manos antes de que se les sirva Mary's Meals.

En Madagascar, donde nuestro programa es impartido por nuestros socios de confianza Feedback Madagascar y Money for Madagascar, la matriculación está aumentando, los profesores informan de una asistencia continua desde la llegada de la alimentación escolar y las comunidades se están uniendo para construir aulas donde las escuelas están sobrecargadas. En Sudán del Sur, los niños cuya infancia y futuro se han visto empañados por décadas de violencia están haciendo amigos y compartiendo la comida con otros alumnos de facciones enfrentadas: toda una vida de conflicto olvidada en torno a un plato de cereales y judías.  

Un aula llena de niños con comida delante

La historia de Momo

Para los jóvenes a los que llegamos, Mary's Meals no sólo es un salvavidas diario, sino una oportunidad para un futuro mejor. Los niños que de otro modo pasarían hambre en casa tienen la seguridad de que comerán al menos una vez al día si hacen el viaje a la escuela, lo que aumenta sus posibilidades de aprender y tener éxito. Momo, de Liberia, es uno de esos niños que sale de la sombra de la pobreza y mira hacia un futuro más seguro gracias a la promesa de una comida diaria en la escuela.  

Momo se levanta a las 5:00 de la mañana para coser a mano zapatos viejos y rotos que vende para mantener a sus cuatro hermanos y a su familia. Luego limpia la casa y prepara el hogar para el día siguiente. Momo hace todo esto con la esperanza en su corazón porque una vez que las tareas están hechas, puede ir a la escuela.

Momo, un alumno de Liberia al que le sirven Mary's Meals en su lugar de estudios.

Los padres de Momo abandonaron el hogar familiar para buscar trabajo cuando él era mucho más joven: "Necesitaban encontrar trabajo y no lo encontraban aquí", dice Momo, que ahora tiene 17 años. "Se fueron a trabajar a otro pueblo haciendo carbón. Nos envían dinero, pero apenas pueden volver a vernos" 

De hecho, Momo apenas recuerda la última vez que vio a sus propios padres. "No estoy seguro de cuándo los vi por última vez", dice. "Quizá fue hace un año".  

Él y sus hermanos están al cuidado de su tía, que tiene 19 hijos y nietos propios que alimentar. 

Momo trabaja reparando zapatos para mantener a su familia. 

Por ahora, Momo seguirá compaginando el trabajo con el aprendizaje para mantener a su numerosa familia porque, según sus palabras: "somos muchos que alimentar". Sin embargo, con Mary's Meals ahora como parte de su rutina diaria, puede mirar hacia un futuro mejor en el que sus hijos no tendrán que elegir entre la educación y la supervivencia.  

 Liberia - Momo - cosiendo a mano un zapato viejo

Este año, el Día Mundial de la Alimentación tiene como telón de fondo una crisis alimentaria mundial sin precedentes. Nuestro programa de alimentación escolar apoya y permite a los jóvenes adquirir conocimientos que les ayudarán a asegurar un medio de vida y un estilo de vida más estable para sus propias familias. Tus pequeños actos de amor están ayudando a jóvenes como Momo a hacer realidad sus sueños y esperanzas. Por favor, dona si puedes. 

Back to all stories | Posted on 14 October 22