Conoce a Theresa, de Liberia, ¡una niña pequeña con una gran ambición! 

Puede que la pequeña Theresa solo tenga nueve años, pero cuenta con una gran confianza en sí misma que le viene de tener dos hermanos mayores… ¡y quizás un lado un poco competitivo también!

Esto se ve cuando describe cómo juega a “kickball” con sus amigos. “Mi mejor amiga es Faith” nos dice, “ella puede realmente patear (el balón) pero a mí lo que me gusta es correr. Me gusta poner a prueba y ganar a los otros jugadores. ¡Y definitivamente soy más rápida que ella!

Esta energía para el juego se la proporciona su ración diaria de Mary’s Meals, que recibe junto con sus amigos en la escuela.

“Me gusta Mary’s Meals. Sabe bien. Me gusta el arroz más que la harina de maíz, pero si solo hay harina de maíz, también me la como. Me da energía para estudiar mis lecciones.”

“Si no tuviera comida, no me sentiría bien. Me quedaría dormida y no prestaría atención.”

Theresa necesitará toda esta energía para las clases si quiere alcanzar su sueño de ser médico. La ambición de Theresa es ayudar a la gente para el desarrollo de Liberia en el futuro.

Pero por ahora, su objetivo se centra en aprender lo básico, “Me encanta deletrear. Porque cuando sabes deletrear muchas palabras, nada es difícil de aprender para ti.”