1,4 milliones de platos de esperanza

Tenemos fantásticas noticias – 1.425.013 niños de 18 países están disfrutando de la comida diaria que Mary´s Meals les ofrece en el colegio.

Gracias a colaboradores tan maravillosos como tú, hemos comenzado a ofrecer comida diaria en 40 colegios de Zimbabwe y en los últimos 12 meses, hemos dado la bienvenida a nuestra familia de Mary´s Meals a 197.363 niños más. 

Nuestro fundador, Magnus MacFarlane-Barrow, expresó su alegría con las siguientes palabras: “Cada niño que entra a formar parte de nuestra familia de Mary’s Meals es motivo de celebración y estoy muy contento de poder llegar a los niños de Zimbabwe por primera vez. Es increíble pensar que más de 1,4 millones de niños en 18 países disfrutan de estas comidas, servidas con tanto cariño, cada día en el colegio.

“Estoy muy agradecido a todos los que hacen posible este maravilloso trabajo con sus generosos donativos, ya sean de dinero, habilidades, tiempo u oración. Vuestra amabilidad está ayudando a que los niños de los países más pobres del mundo puedan acceder a una educación muy valiosa, que les abrirá la puerta a un futuro mejor”

Con la ayuda de los voluntarios de la comunidad local, estamos ofreciendo comida diaria a 18.435 niños en situación de vulnerabilidad extrema, en 40 colegios del área rural del distrito de Tsholotsho en Zimbabwe.

La tierra que antaño se llamaba “El cesto de pan de Africa” ha visto cómo varios años de disturbios violentos, la redistribución forzosa del territorio y la sequía han tenido un impacto devastador en la agricultura de Zimbabwe, expandiendo el hambre por varias zonas del país.

La taza de gachas enriquecidas con vitaminas que ofrece Mary´s Meals ayuda a los niños que padecen hambre extrema a sacar el máximo provecho de su educación, como es el caso de Nomthandazo, una niña de 12 años. 

Ella nos decía: “Algunos niños no vienen al colegio porque están trabajando para ayudar a sus padres. Otros están demasiado hambrientos para poder aprender algo. La vida no solía ser fácil sin el colegio y sin la comida de Mary´s Meals que recibimos allí.”

“Después de comer tenemos energía y podemos escribir más rápido. Me gusta aprender cosas nuevas. Espero alcanzar los conocimientos suficientes para mejorar mi futuro. El colegio me ayudará a conseguir un trabajo.

Tu amabilidad ayuda a los niños de los países más pobres, como Nomthandazo, a adquirir una educación que les dará la oportunidad de un futuro mejor.