Marzo 15, 2020

Queridos colaboradores:

Tenía ganas de escribiros este domingo por la noche en medio de esta inquietante situación que nos está afectando de muchas maneras. Supongo que en todas nuestras comunidades la gente está experimentando incertidumbre e incluso miedo. E imagino que muchos de vosotros estáis teniendo que lidiar con nuevas situaciones y decisiones difíciles, incluso en las propias familias y comunidades. La familia Mary's Meals también se enfrenta a nuevos desafíos y decisiones que tomar.

En medio de todo esto, creo que también se nos están presentando nuevas oportunidades importantes. La propagación del virus nos está recordando de nuevo cuán interconectada está realmente la familia humana. En estos días, cuando escucho noticias de nuestros colaboradores de todo el mundo y leo todo tipo de mensajes positivos, me recuerda de nuevo la bondad de la gente, y hoy doy gracias a Dios de una manera nueva por el don de pertenecer a la familia de las Mary’s Meals. Cada uno de nosotros ha elegido unirse a esta familia porque somos gente de esperanza, siervos de esperanza. Mary's Meals a menudo llena de profunda alegría a las personas porque reconocen esta obra como un gran signo de esperanza. Así que en estos días también tenemos una responsabilidad particular - y otra oportunidad - de ser personas que hablen y actúen con esperanza y alegría. Desde hace muchos años, hemos estado trabajando juntos en lugares de incertidumbre y miedo, sirviendo nuestras comidas a los más pequeños, permitimos que entre la esperanza. ¡Así que tenemos mucha experiencia en esto! Sabemos perseverar incluso cuando las cosas parecen difíciles. Y hemos aprendido cómo adaptar y cambiar nuestros planes cuando aparecen nuevos obstáculos en nuestro camino - ¡vemos también lo limitados que son incluso los mejores planes humanos!

En las próximas semanas también tenemos la oportunidad de comunicarnos con personas que de repente viven una nueva forma de vida, tal vez con menos prisa, tal vez con más silencio y tiempo para pensar en lo que es importante. Tal vez tengamos la oportunidad de invitarlos a pensar, no sólo sobre los nuevos desafíos a los que se enfrentan, sino también sobre los más pobres del mundo que se enfrentaron a tales desafíos mucho antes de que apareciera el Coronavirus. Si estamos teniendo una experiencia sin precedentes de no poder comprar lo que queremos en nuestro supermercado o no podemos enviar a nuestros hijos a la escuela, entonces tal vez también tengamos una nueva oportunidad de experimentar solidaridad con las familias que se enfrentan a retos mucho mayores cada día tratando de alimentar y educar a sus hijos.

Parece que en las próximas semanas vendrán nuevos desafíos para Mary's Meals. Abracémoslos confiando el uno en el otro y en la bondad innata de las personas (que nos evidencia todo lo que nos rodea). Y a medida que continuamos descubriendo la mejor manera de superar todos estos nuevos desafíos, sigamos animándonos unos a otros y compartiendo nuestras ideas sobre la mejor manera de superar los diversos desafíos.

Y para los que oramos, oremos de nuevo por todos los que tienen miedo o sufren de cualquier manera, y pidamos que Dios nos dé nueva fuerza, nueva alegría, nueva esperanza.

¡Gracias!

Dios os bendiga

Magnus