Nuestra Respuesta

La situación en Tigray es verdaderamente desesperada. Con vuestro apoyo, las Hijas de la Caridad (nuestro socio en Tigray) trabajan en circunstancias extremadamente difíciles para socorrer y dar ayuda de emergencia a los desplazados de la región. A pesar de sus propios traumas personales, son muy valientes y han podido distribuir raciones de comida a unas 3.000 personas. Personas, que tuvieron que huir de sus hogares sin nada, se refugian en edificios escolares y soportan condiciones terribles mientras la violencia continúa en toda la región. Miles de niños y adultos vulnerables necesitan ayuda con urgencia.

Nuestro socio nos dijo: "Me temo que los refugiados siguen aumentando. Nunca en mi vida he visto o escuchado una injusticia como ésta, los actos malvados que se están cometiendo contra la vida de nuestra gente… nunca ha habido nada tan malo como lo que estamos viendo y presenciamos, honestamente. La gente está tan traumatizada. Es un momento en el que necesitamos su apoyo y sus oraciones.

“Al repartir la comida, pude ver por primera vez un poco de alegría en sus rostros. Pude ver algo de esperanza. La gente estaba muy agradecida. Por favor, decidles a todos los que están ayudando de la manera que sea que les estamos muy agradecidos."

Queda mucho más por hacer. Por favor dad lo que podáis. Muchas gracias.

Mensaje de Magnus, nuestro Fundador y CEO

El sufrimiento causado por el Covid puede sentirse en todas partes y sigue sin parar. A veces es difícil saber cómo reaccionar ante experiencias desconocidas y no deseadas, como la separación de nuestros seres queridos, las dificultades económicas, los niños que no pueden asistir a la escuela y los planes que van cambiando continuamente. Ayer aprendí mucho a través de una llamada telefónica con alguien que está sufriendo todas estas cosas más intensamente de lo que jamás podría imaginar. Fue una conversación que me hizo sentir muy humilde y me reveló, de una forma nueva, la belleza y la importancia de Mary’s Meals.

Esta llamada fue con una amiga, de una organización colaboradora de confianza en Etiopía, que permanecerá anónima por su propia seguridad. Me las arreglé para hablar con ella a pesar del apagón de comunicaciones que ha cortado gran parte de su región de Tigray, desde que estalló el conflicto allí en noviembre. Es una querida amiga que ha estado involucrada en el servicio de Mary’s Meals a niños empobrecidos en Tigray durante varios años. Nuestra llamada fue interrumpida con frecuencia por el sonido de disparos.

Comenzó describiendo el horror inimaginable que experimentaba a su alrededor. La gente de Tigray vive con el temor de una inminente hambruna. Los brutales combates, que tienen lugar lejos de los ojos del mundo, han obligado a muchos a huir de sus hogares. La ciudad de Mekelle está siendo abrumada por personas desplazadas que llegan sin nada. Muchos de ellos son niños no acompañados que han perdido a sus padres. Probablemente entre estos niños se encuentran algunos de los que solían comer Mary’s Meals en la escuela, porque antes de este conflicto estábamos atendiendo a 24.230 niños en la región cada día.

Las vidas de estos niños ya han cambiado más allá de lo que podamos imaginar. Por lo que, nuestros planes también lo han hecho. Por ahora, se trata sólo de hacer todo lo posible para ayudar a mantener con vida a estos niños en una ciudad donde todos se aferran a la supervivencia.

"Satisfacer las necesidades básicas de estas personas es la prioridad número uno", aconsejó mientras hablábamos de nuestra respuesta de emergencia. “Porque vemos a personas sin comida, sin refugio, sin suministros médicos, y si no reciben el apoyo a estas necesidades básicas, obviamente su destino es morir. Quiero decir, prácticamente, si no hay otros que ayuden, estas personas no tienen ninguna posibilidad de vivir. Es una cuestión de vida o muerte".

Me habló de las muchas personas desamparadas que buscan ayuda, de cómo ya han regalado lo que tienen y cómo, dado que es muy difícil sacar dinero del banco y hay muy poca comida disponible en la ciudad, “ya no hay más ricos o pobres en Mekelle. Estamos todos juntos en esto." Ella describió a sus amigos que son médicos, haciendo todo lo posible para tratar las colas de pacientes todos los días sin ni siquiera tener suficiente para comer. Explicó que, incluso en ausencia de entregas de ayuda desde fuera de Mekelle, han estado trabajando con un comité de organizaciones benéficas de la ciudad para recolectar donaciones de ropa y mantas para dar a quienes llegan sin nada.

La gente de Tigray necesita nuestra ayuda con urgencia, pero ellos no se quedan esperando pasivamente ni se entregan a la autocompasión, a pesar del horror de su situación. Aquellos que pueden están actuando heroicamente para apoyar a quienes los rodean. Alrededor de 4,5 millones de personas necesitan ayuda alimentaria con urgencia. Un informe reciente de la ONU también expresó el temor a que el Covid esté proliferando entre la población desplazada que no tiene alojamiento ni atención médica adecuados.

Esta pandemia nos está robando muchas cosas, pero nunca podrá robarnos nuestra caridad. Y mientras continuamos nuestras propias batallas locales implacables con el Covid, no podemos olvidar a nuestros hermanos y hermanas más pobres y su lucha desesperada por sobrevivir. Este no es el momento de mirar hacia adentro. “Estamos todos juntos en esto”, dijo nuestra amiga sobre la gente de Mekelle, pero también podría haberlo dicho a todo el mundo.

"Sabes que hay un dicho", continuó, "un amigo en necesitad es un amigo de verdad". Mary's Meals siempre han sido nuestro amigo. En todas las situaciones, realmente sentimos que Mary’s Meals es un miembro de nuestra familia ... que está tratando de tranquilizarnos con su amor y preocupación y eso es muy, muy importante.

“Así que le pido que le pida a la gente que ore por nosotros. ¡Oh Dios mío! Lo siento, hay muchos disparos en este momento, no sé por qué. Realmente me siento tan conmovida, tan amada y tan cuidada. Estoy realmente agradecida a todos los de Mary’s Meals; su apoyo y su amor significan mucho para nosotros especialmente en este momento".

La fidelidad de Mary’s Meals, que hizo llorar a nuestra querida amiga, es en realidad vuestra fidelidad. También lo he visto de formas sorprendentes el año pasado. Incluso en medio de todos vuestros nuevos desafíos, habéis seguido dando y compartiendo lo que tenéis para que los niños puedan comer. Gracias a vosotros, hemos cumplido nuestra promesa a más de 1.6 millones de niños incluso cuando muchos están fuera de la escuela debido al Covid. Y, gracias a vosotros, hemos podido agregar muchos miles de niños más a nuestro programa durante 2020.

Confío en que también en este momento, a medida que las necesidades de las personas más pobres del mundo se vuelven más agudas que nunca, no les olvidaréis. Que juntos demostraremos nuestro amor por los niños y por nuestros amigos necesitados en Etiopía, donde ahora mismo este socio de confianza puede usar nuestros dones para ayudar a quienes se enfrentan al hambre. Con ella, os agradezco de todo corazón vuestro apoyo, vuestra amistad y vuestro cariño.

Dios os bendiga

Magnus MacFarlane-Barrow

En los momentos de incertidumbre tu generosidad es más necesaria que nunca.

Para donar ahora